Oven & Grill Cleaner (limpiador de hornos), Retired

( 18 )
Me encanta
Núm. de artículo: 403426
$29.99
Oven & Grill Cleaner (limpiador de hornos), Retired
:: másmenos
  • Cómo usarlo
    • Si lo vas a utilizar en un horno de gas, cerciórate de que la llama piloto esté apagada. 
    • Precalienta el horno a 100 °F/38 °C. Apágalo y luego aplica el limpiador. Cierra el horno y deja actuar cinco minutos. Limpia con un paño Enviro húmedo. Después de limpiar, calienta el horno a 200 °F/95 °C durante 10 minutos antes de volver a hornear comida. 
    • No actives la opción de autolimpieza cuando uses Oven & Grill Cleaner. 
    • En el caso de las parrillas, quita las rejillas y colócalas sobre varias capas de papel de periódico. Rocía el producto y restriega ligeramente las rejillas con un cepillo rígido. Deja actuar cinco minutos y luego limpia las rejillas con un paño Enviro húmedo. Enjuaga bien con agua y deja secar. La próxima vez que uses la parrilla, déjala calentar cinco minutos más. 
    • Es posible que para las manchas rebeldes haya que volver a aplicar el producto. 
    • No se debe usar sobre Formica®, aluminio, superficies pintadas, linóleo y otras superficies delicadas. 
  • Características y Beneficios
    • Fórmula natural, biodegradable y de base acuosa. 
    • No es cáustico. 
    • El envase con dosificador permite controlar la cantidad que se usa. 
    • La exclusiva boquilla rociadora ofrece varias opciones de rocío y neblina. 
    • El recipiente es de polietileno de alta densidad n.o 2 reciclable.
  • ¿Sabías qué?
    • El componente básico de los limpiadores de hornos tradicionales es la lejía (hidróxido de sodio o de potasio), que funde los depósitos de comida y el carbón formado por las altas temperaturas. Se sabe que es corrosivo y puede quemar la piel y los ojos. Por el contrario, Oven & Grill Cleaner usa microbios y enzimas para descomponer los depósitos de comida y el carbón formado por las altas temperaturas. Además, evita que se vuelvan a depositar en las superficies limpiadas.
    • Los aerosoles hacen que los químicos que expulsan sean más dañinos, porque los dividen en partículas aún más pequeñas que son más fáciles de inhalar.